La Factoría del Ritmo - Núm. 25
 Pioneros en Internet. En la red desde febrero del año 1995.

Inicio

Radio

Hemeroteca

 Estás en un contenido histórico de La Factoría del Ritmo. No te pierdas la información musical más actual... www.lafactoriadelritmo.com

Google
WWW La Factoría del Ritmo

LA FACTORIA DEL RITMO Nº 9


EL PROCESO DE GRABACIÓN DE UN CD.



Normalmente un grupo cuando no tiene experiencia en el estudio y tiene unos temas listos para grabar, no tiene en cuenta una serie de detalles fundamentales a la hora de hacer la grabación; así que empezaremos dando algunos consejos útiles para una mejor preparación de los temas, lo que supondrá un importante ahorro económico.

 Antes de entrar al estudio, el grupo debe decidir y definir con claridad los temas que va a grabar.

 Esos temas hay que ensayarlos repetidamente hasta lograr una perfecta ejecución tanto en los principios como en los finales de cada canción.

 Antes de todo, el grupo debe tener en cuenta, que a la hora de componer un tema, lo ideal es hacerlo desde el principio con una claqueta (señal acústica, emitida por un metrónomo digital o una caja de ritmos, que define el tempo y la velocidad de las canciones). El problema suele estar en el batería, que para dominar este sistema debe tener una preparación previa con claqueta de al menos unos 5 meses. Hay que tener en cuenta que si se ejecutan las canciones perfectamente a claqueta, se reducirán los costes de la grabación, además del tiempo y el trabajo del técnico. Es muy importante que los grupos en el local de ensayo compongan y trabajen sus canciones con claqueta.

 Unas tres o cuatro semanas antes de grabar, el grupo debe ensayar los temas de una forma alternativa a la tradicional, es decir, deben tocar los temas haciendo distintas combinaciones de instrumentos (guitarra - bajo, bajo - batería, batería - guitarra, etc.), mientras el resto de componentes ESCUCHA detenidamente y prestando el máximo de atención. La idea es que los diferentes miembros del grupo se oigan unos a otros, para tener claro lo que toca cada uno y saber cómo suena.

 Es el sonido, quizá, lo que menos tienen en cuenta los grupos noveles en la experiencia de grabar. La tarea de sacar un sonido global bueno al grupo, realmente pertenece al técnico productor de sonido, pero esto no excluye a los propios músicos de conocer bien el manejo y las características de sus instrumentos y amplificadores; por tanto, para que una banda suene bien, lo primero es que sus componentes sepan cómo deben sonar individualmente de cara a conseguir un sonido conjunto perfecto.

 La mayoría de los problemas suelen producirse por el mal estado en que se encuentran los instrumentos, así que será igual de importante una previa revisión y puesta a punto de los mismos (quintaje de guitarras y bajo; contactos a masa del cableado, problema que origina ruidos de línea; parches de la batería; limpieza de potenciómetros; revisión de multiefectos), en general, todo el equipo que se vaya a utilizar en la grabación.

 Una vez llevados a cabo todos esto consejos, estamos preparados para entrar al estudio, y la primera pregunta que surge es: ¿Qué estudio? Para saber qué estudio es el más conveniente para nuestras necesidades, es recomendable informarse sobre anteriores trabajos realizados por dicho estudio. Si se tienen conocidos en otras bandas afines al propio estilo musical, que tengan discos o maquetas ya grabadas, hay que preguntar sobre las cualidades de los técnicos y las características del equipo de los estudios en los que han grabado, posiblemente eso ayudará a escoger el estudio adecuado.

 Por fin ya dentro del estudio, lo primero que se graba es la batería, aunque existen diversas técnicas que pueden aplicarse, grabando primero una base rítmica conjunta formada por batería, bajo y guitarra rítmica; este sistema se utiliza buscando una mayor comodidad de los músicos a la hora de ejecutar los riffs y, en consecuencia, una mayor pegada y naturalidad de los mismos.

 Se monta la batería en el estudio, se colocan los micros y se toma el sonido, empezando por los bombos, seguidos de la caja, timbales, chaston, ride y platos; en esta fase hay que procurar que entre la menor señal posible de otros instrumentos por el micro que toma el sonido (por el micro del bombo que no entre el sonido de la caja, platos y demás y viceversa), esto se consigue gracias a los efectos llamados dinámicos (puertas de ruido, compresores, etc.). Para guiar al batería a la hora de ejecutar los temas, se grabará previamente una guitarra de referencia, que se enviará por auxiliares a cascos conjuntamente con la claqueta de la canción. Para escoger las tomas buenas, deberemos fijarnos tanto en la velocidad del riff como en la intensidad del golpe en bombos y caja, ya que si no es igual en todos los golpes, se acentuará la pérdida de definición del ritmo de la batería de cara a la mezcla final. Se suele utilizar como complemento a la batería acústica, módulos de sonido para baterías, y ya está en la elección propia de cada grupo, mezclar el sonido acústico y procesado, sólo procesado o sólo acústico. Es muy importante que la base rítmica quede perfecta, así que aunque haya que repetir varias veces (suele ser un infierno cuando no salen las tomas), se deberá insistir hasta lograr la toma óptima, ya que ahorrará problemas con las tomas de los siguientes instrumentos.

 Nota: Hay que saber que la ecualización de las tomas de sonido es plana y que cuando se graba lo que se busca es la pegada y encontrar el sonido más parecido al natural de cada instrumento, utilizando las distintas técnicas de multimicrofonía (varios micros recogiendo el sonido de un mismo instrumento) y los efectos de dinámica. La búsqueda del sonido se hace en la mezcla final, usando para ello los procesadores de efectos.

 Una vez tomada la señal de la batería, teniendo ya todas las canciones completas y revisadas, se graba el bajo. En esta fase de la grabación, dependiendo del estilo musical del grupo, aunque casi siempre es así, se vigila que los toques del bajo coincidan con los toques de bombo de la batería (es importante a la hora de sacar la pegada final, y tanto es así que en los sistemas de grabación digital se colocan perfectamente sincronizados, cortando y pegando las notas mediante los programas de aplicación editores de sonido).

 El siguiente instrumento a grabar es la guitarra (base rítmica primero y solos después, a ser posible en distintas pistas).

 Recordamos tener en cuenta que en la fase de grabación lo que se pretende es sacar un sonido lo más real posible, dependiendo éste de la toma microfónica (diversos micros en distintas posiciones). Es fundamental también que haya una buena señal de entrada, es decir, el músico debe controlar los niveles de ecualización, volumen, ganancia y saturación de su amplificador, ya que es preferible que el sonido de éste sea más limpio que de costumbre (nos referimos a la forma de ecualizarlo en el local de ensayo).

 Lo siguiente que se graban es, en caso de haberlo, otros instrumentos de cuerda (violín, chelo, etc.); de viento (flauta, saxofón, trompeta, etc.); y teclados (ya sean acústicos o electrónicos).

 Todos estos instrumentos tomarán como guía para seguir la canción la base rítmica de ésta, oyendo por cascos el envío de auxiliares que corresponda a la batería, bajo y guitarra rítmica.

 Se da el caso en que a veces es necesaria la voz u otro instrumento solista para hacer de guía, se podrá meter esta señal por línea desde la mesa y sin grabarla. (Cualquier truco es válido con tal de conseguir buenas tomas, y la forma de actuar dependerá de las necesidades de cada músico). Después de una estudiada comprobación de los temas grabados, comienza la grabación de la voz. Para tomar la señal de la voz hay que hacer hincapié en los efectos de dinámica (compresores, puertas de ruido, etc.) dando por supuesto que el estudio dispondrá de buenos micros para voz. Se tomará como referencia desde la sala de control todas las pistas restantes ya grabadas, escuchando así todos los instrumentos al completo y comparando el acoplamiento de las distintas melodías con la voz; por auxiliares, el cantante escuchará también todos los instrumentos, dependiendo de su elección. Es la voz la que supone una parte muy importante en el disco, ya que siempre estará en primer plano, por lo que hay que dedicarle especial atención y más tiempo del habitual.

 Se suelen utilizar filtros anti-popping (evitan el sonido de las consonantes fuertes como pueden ser: S, Z, P, etc.), de materiales como seda o papel y que se colocan delante del micro, consiguiendo así una mayor limpieza de la voz.

 Primero se grabará toda la voz solista, a ser posible en un mínimo de dos pistas (técnicas de doblaje para efectos de estéreo en la posterior mezcla) y una vez finalizada ésta, pasaremos a tomar la señal de los coros.

 Una vez tomada la señal de la voz al completo, comienza la fase de limpieza de pistas eliminando ruidos no deseados que hayan podido filtrarse a la barrera de los efectos de dinámicag y que pisan frecuencias de otros instrumentos, cambiando el sonido de éstas y ensuciando además la grabación.

 De esta fase y de la corrección de los últimos errores también dependerá mucho la calidad final de la grabación.

 Al acabar el proceso de limpieza de pistas, y habiendo igualado los volúmenes de señal de cada pista, tendremos el trabajo listo para la mezcla.

 Para conseguir una buena mezcla, no hay ninguna regla general, y la calidad de ésta de penderá directamente del técnico y de los procesadores de efectos que se utilicen, influyendo la calidad y el número de éstos.

 Con la mezcla se trata de conseguir una ecualización que separe lo más posible las frecuencias de cada instrumento entre sí, para que al final sea más fácil distinguir las distintas señales cuando se está oyendo todo en conjunto en una canción. Sobre el uso de los efectos tampoco hay nada escrito, pero no conviene abusar de ellos a no ser que la producción lo requiera. (Un mal uso de los efectos puede estropear una buena señal de entrada). Buscaremos también en esta fase de mezcla una colocación en el espacio de los instrumentos mediante las panorámicas y los efectos de estéreo. Se intentará hacer una mezcla lo más dinámica posible, para evitar un sonido lineal y monótono en la grabación. Es conveniente ir oyendo premezclas con detenimiento antes de decidirse por la mezcla final, ya que es el momento cumbre de la grabación y no hay que precipitarse.

 Con la mezcla ya realizada, ya tenemos el trabajo listo para editar el CD.


Este reportaje ha sido realizado por los técnicos-productores de sonido del Estudio de Grabación de Sonido TALASTUDIOS (EBMusic).
Ap. Postal 51 -48370 Bermeo (Bizkaia) - Telf./fax: 946 885 557 - ebmusic@euskalnet.net


[PANORAMA] [FUTURO] [INTERNACIONAL] [DISCOS] [FANZINES] [NUMERO 9] [F. DEL R.] [E-MAIL]


La Factoría del Ritmo - Núm. 25
 Pioneros en Internet. En la red desde febrero del año 1995.

Inicio

Radio

Hemeroteca

 Estás en un contenido histórico de La Factoría del Ritmo. No te pierdas la información musical más actual... www.lafactoriadelritmo.com